Aracena

Aracena

Aracena se sitúa en el corazón de la Sierra del mismo nombre (ver Sierra de Aracena y Picos de Aroche). La villa es el punto de encuentro por excelencia del Parque Natural.

Las comunicaciones por carretera permiten el desplazamiento a la capital (unos 75 minutos) y, en consecuencia, una relativa facilidad para acceder a los principales nudos de comunicación, tanto aéreos (Sevilla-Faro) como ferroviarios (AVE Sevilla-Madrid). También es posible la comunicación directa con las provincias de Sevilla y Badajoz.

Desde un punto de vista artístico y paisajístico este entorno onubense cuenta con interesantes ejemplos como es el Cerro del Castillo, que preside la ciudad, y sobre el que se alza la Iglesia Prioral del Castillo (s. XIII-XV) y los restos de la vieja fortaleza. Es también destacable la afamada Gruta de las Maravillas, en torno a la cual se ha levantado la industria turística de la villa. Se trata de una cueva kárstica de unos 1000 m. de recorrido, que ha sido acondicionado con formidables juegos de luz, color y música. Mencionar por otro lado la Fuente de La Zulema, el Atrio de la Puerta Real, la Iglesia de la Asunción (s. XVI), El Carmen (1.500), Santo Domingo, el Cabildo Viejo, y la Plaza del Marqués de Aracena, adonde confluyen todos los recorridos de la ciudad.