La Artesanía

La Artesanía

Las principales especialidades artesanales que encontramos en la provincia de Huelva son:

  • El Barro.

Encontramos dos centros cerámicos principales: uno al norte (Aracena y Cortegana), en el que destacan los colores azules, marrones y blancos; y otro al sur (Beas), donde domina el barro rojo y se combinan los estilos clásicos y modernos.

Dentro del barro no hay que olvidar los ladrillares. En lugares como Beas se encuentran algunos que guardan la tradición de antiguas piezas de construcción que actualmente se valoran por su acabado "imperfecto", alejado del frío perfeccionamiento de los de elaboración industrial.

  • Caña y Empleita.

Las elaboraciones artesanales a partir de la caña o el esparto tienen una gran tradición en pueblos como Sanlúcar de Guadiana, Gibraleón y otros muchos de El Condado. Cestos, canastos, esteras, elegantes persianas de esparto y muchas otras realizaciones tienen artesanos repartidos por toda la provincia.

  • Guarnicionería y Cuero.

Botas_cuero2.JPG

Los tradicionales "botos camperos" que realizan incluso a medida en las zapaterías de la localidad de Valverde del Camino ya no están solos. En otras muchas localidades se están trabajando estos botos que se pueden usar más allá de los recintos feriales o lejos de las ermitas.

El auge de las romerías ha traído otras ofertas relacionadas con el cuero: raro es el pueblo que no cuente con algún artesano de la talabartería o de la guarnicionería. Zahones, monturas, cinturones, bolsos, etc., realizados a mano, todos ellos en un claro estilo andaluz.

  • La Madera.

Desde la Carpintería de Ribera de Isla Cristina o Punta del Moral hasta las fábricas de muebles de Galaroza o Valverde del Camino, la madera pasa en la provincia por una cantidad de artistas anónimos que realizan tallas. En pueblos como Lepe o Punta Umbría es muy fácil adquirir maquetas de barcos de pesca. No hay que olvidar tampoco las construcciones tradicionales de flautas y tamboriles o las elaboraciones más complicadas del luthier de Aracena.

  • Los Bordados.

Se trata de labores complejas. Los bajos precios para unas muy complicadas y costosas labores de hacer, conllevan que sean cada día más difíciles de conseguir.

En general, tienen gran fama las bordadoras de Hinojos, Alosno y Bollullos, y los encajes de bolillos de Jabugo o de Moguer. También merecen una mención especial los talleres de bordados tradicionales de Encinasola y Minas de Río Tinto.

  • Metal.

Son renombrados los talleres de forja de Cortegana, donde se elaboran las famosísimas balanzas de precisión, conocidas con el nombre de "romanas". También existen talleres dedicados a la fabricación de los cierres, los balcones, las farolas, los bancos y multitud de objetos de hierro que han sido tradicionales en lugares como Moguer, Encinasola o Ayamonte.