Matalascañas - Almonte

MATALASCAÑAS-ALMONTE

Almonte aprovecha una suave elevación del terreno para disfrutar de una importante extesión de terreno (867 km2) en la que se integran El Parque Nacional de Doñana, El Rocío (ver OTROS DESTINOS) y Matalascañas.

Matalascañas está integrada por playas de finísimas arenas y goza de un clima suave durante todo el año, estando envuelta por un destacado entorno natural. Gracias a ello dispone de una activa industria hotelera y de servicios, que ponen a disposición del visitante alojamientos de primera calidad y productos típicos de la zona, como son los vinos afrutados (de denominación "Condado de Huelva") y los guisados de carne (caldereta y chuletillas de cordero).

Al igual que el resto de las zonas costeras de la provincia, las comunicaciones por carretera permiten un rápido desplazamiento a la capital (unos 40 minutos) y, en consecuencia, una gran facilidad para acceder a los principales nudos de comunicación, tanto aéreos (Sevilla-Faro) como ferroviarios (AVE Sevilla-Madrid).

Desde un punto de vista artístico destacan las muestras del arte mudéjar y del barroco popular andaluz. Son características las denominadas "Torrecillas", antiguos molinos ya en desuso.