Ruta del Vino

Murallas de NieblaEl Condado, pleno de historia y de tradición, se extiende por unas privilegiadas tierras que hacen posible el milagro de la vendimia. Campos fértiles donde la vid comparte espacio con cultivos, salpicados por el blanco de la cal de hermosas poblaciones en las que la tradición vitivinícola ha generado un especial modo de vivir.

Estas localidades, cercanas a Doñana, ofrecen variedad a la hora de visitarlas. Para acceder a la zona hay que tomar la autovía Huelva-Sevilla, que cruza la comarca de oeste a este. También se puede acceder desde la zona turística de Matalascañas, siguiendo la carretera hacia El Rocío y por fin Almonte, una de las ciudades más importantes de la comarca que, al igual que Hinojos, participa de esa maravilla que es Doñana.

Imposible dejar de lado la visita a alguna de las bodegas donde se elaboran los excelentes, jóvenes y afrutados vinos blancos, e incluso espumosos de la mejor calidad, con Denominación de origen del Condado de Huelva. No deben pasar por alto La Palma ni sus vinos, el excelente brandy que allí elaboran y todo el sabor de una ciudad con la solera de una vendimiaque fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. En Bollullos del Condado, además de cultivarse, se exponen en su Museo del Vino toda la variedad de caldos de la región. Pero la nómina de localidades a visitar es tan extensa como pueblos tiene El Condado: Manzanilla, Bonares, Villalba, Villarrasa, Rociana y, por supuesto, Niebla, la histórica villa cabecera del Condado que dio nombre a la Comarca.

Niebla, situada sobre una suave oscilación del terreno a orillas del Río Tinto, está rodeada por 1.735 metros de murallas que contienen edificios tan notables como la Iglesia de la Granada, San Martín o el Hospital de Santa María.